¿Un perro cansado es un perro feliz?

Perro cansado en el jardín

Esta afirmación (Un perro cansado es un perro feliz) ha hecho más mal que bien en las familias caninas. A menudo, es la culpable de los perros sobreexcitados por jugar durante horas con una pelota, no saber desconectar de los entrenamientos de obediencia o entrar en una espiral de «actividad» y estrés.

No, lo siento: un perro cansado puede ser un perro feliz, pero también puede estar estresado, frustrado, sobreactivado y una larga lista de palabras que no encajan con la felicidad y el bienestar animal.

Voy a cansar a mi perro. 

Tengo que hacerle correr para que se calme.

Tu perro tiene mucha energía, necesita más ejercicio.

¿Te suena?

Perro cansado no es sinónimo de perro equilibrado

A partir de aquí, lo que quieras y más, desde perros atados a bicicletas haciendo kilómetros y kilómetros, a runners por obligación o perseguidores natos de pelotas, y más. Esto es muy peligroso. Sobre todo, si ignoramos la edad del perro, sus capacidades físicas (cuántos mastines jóvenes habré visto yo pasándolo mal detrás de un «runner«), morfología…

Hacer ejercicio es importante, tomarlo como una receta mágica no.

Pero ¿por qué?

La mayoría de guías señalan que su perro después del ejercicio, está cansado (a menudo, agotado) y se queda «tranquilo«. Ese «tranquilo» está muy lejos del equilibrio que tu perro necesita.

Si nos fijamos en ese perro, es probable que veamos una frecuencia cardíaca y respiratoria alta, jadeos, salivación y otras respuestas fisiológicas asociadas al nerviosismo (estrés).

El perro no hace por «estar tranquilo», sino porque está cansado.

Por ello, al recuperarse, ocurren dos cosas que pueden o no ir asociadas:

  • El perro se convierte en un superatleta (pastores, malinois, border collies)
  • El perro aumenta sus niveles de estrés y ansiedad, al no poder regular de forma natural sus niveles de activación (el vídeo siguiente te servirá para entender estas cosas) y cada vez le cuesta más «parar quieto»

Aquí tienes  EJERCICIOS para RELAJAR A TU PERRO (ejercicios de baja activación)

Se empiezan a asociar otros elementos, como el dolor muscular o articular (que puede generar episodios de estrés y ansiedad), dificultades para relajarse y, sobre todo, mayor tolerancia a este ejercicio.

¿Y qué ocurre con un border collie cuando le tiras la pelota durante 30 minutos?

Que te va a pedir 35 min. 50 min. Y 2 horas.

Y se te puede morir persiguiendo la pelota.

Y lo mismo con un pastor alemán que hace 20 kilómetros diarios corriendo.

Esto todavía es más grave cuando hemos utilizado el ejercicio físico para intentar tratar problemas como la reactividad (y si está asociada a dolor, apaga y vámonos), las demandas de atención o la falta de una estimulación adecuada (dar cosas que hacer al perro, motivarle: ofrecer conductas propias de la especie).

Perro cansado en la hierba

Levantar pesas no te ayuda como el psicólogo

Si crees que estoy demonizando el ejercicio, te equivocas. Un perro cansado puede ser feliz. Las personas nos cansamos al hacer cosas, y los perros también: la clave está en qué cosas.

El ejercicio es imprescindible en la vida de los perros: los perros necesitan moverse, y correr (a veces, y depende del perro), y socializar, y aprender a jugar con nosotros, y un largo etcétera.

Pero si tienes un problema de salud mental, vas al psicólogo (o deberías), no solo levantas pesas en el gimnasio o haces cardio. Y tampoco basas el 99 % de tu vida en salir a correr o levantar esas pesas, y otras más grandes, y otras.

Por el contrario, eso es lo que, a veces, pretendemos con nuestros perros: sacarlos a la calle, cansarlos y que no molesten durante las próximas 12 horas. Y eso (lo siento) no es un perro.

Durante el paseo…

Un paseo equilibrado se basa en algo más que correr o perseguir una pelota (en realidad, en muchas más cosas). El perro debe poder olisquear (oler), seguir rastros, pararse, tumbarse, interactuar con el ambiente y con otros animales, conocer nuevos lugares… Y, si me apuras, tener la posibilidad de realizar conductas interespecíficas, como el pastoreo, la guarda o el rastro.

Limitar al perro a actividades simples (y, a menudo, de alta activación) es la fórmula perfecta para conseguir perros más nerviosos, difíciles de cansar y con tendencia a desarrollar conductas poco funcionales (para ellos, y para nosotros).

En resumen, usar el ejercicio para cansar a tu perro es un parche. ¿Es posible que el perro esté tan cansado que no pueda hacer ninguna otra cosa? Sí, pero tu perro no se queda tranquilo, sino reventado; en la mayoría de estos casos, el perro no está equilibrado, sino agotado.

Échale un vistazo a la jerarquía de necesidades de tu perro y, cada cierto tiempo, haz un ejercicio muy sencillo: valora si estás intentando cubrir algún tipo de necesidades (biológicas, emocionales, sociales…) con otro grupo. Eso no funciona así, para una vida equilibrada, ellos (igual que nosotros) deben cubrir todas las necesidades, y aquí no aceptamos pulpo.

Deja una respuesta

Compártelo:

Entradas relacionadas

¿Te envío contenido muy animal? Sin spam. ;-)